Las hemorroides durante el embarazo son un problema bastante recurrente en la mayoría de las futuras mamás.

Para las mujeres que ya habían tenido hemorroides, las probabilidades de que vuelvan a aparecer durante el embarazo son muy altas.

Las hemorroides aparecen normalmente durante el segundo trimestre del embarazo debido a que el crecimiento del útero provoca un aumento en la presión en las venas inferiores del cuerpo, las venas iliacas,  lo que causa el retraso del retorno de la sangre de la mitad inferior del cuerpo.


Así mismo el cambio hormonal durante el embarazo, en específico el aumento de la progesterona, hace que las venas se hinchen con mucha facilidad. Esta misma hormona provoca también otro problema común en las futuras mamás, el estreñimiento,  que también puede ser el causante de las hemorroides.

Las hemorroides también pueden desarrollarse durante el parto. En la mayoría de los casos, las mujeres embarazadas que han contraído hemorroides pueden hacerlas desaparecer después de dar a luz siguiendo un tratamiento en casa.

Los cuidados de las hemorroides para mujeres embarazadas son prácticamente los mismos que para cualquier persona: llevar una dieta alta en fibras, tomas mucha agua, evitar alimentos que causen estreñimiento, evitar hacer muchos esfuerzos al evacuar y tratar de caminar cuando menos treinta minutos al día.