Contrario a lo que la gran mayoría cree, las hemorroides forman parte de la anatomía humana.

Son cojines vasculares integrados por arteriolas y venas que favorecen la continencia de heces, protegen la mucosa anal y contribuyen al reconocimiento del material alojado en el recto, ya sea gas, líquido o sólido. En la siguiente figura podemos observar el plexo hemorroidal en su estado normal.

Cuando hablamos de hemorroides, normalmente nos referimos a la enfermedad hemorroidal que se produce cuando los cojines anales se agrandan y producen síntomas,  probablemente debido a factores como estreñimiento, dieta deficiente en fibra, ingesta insuficiente de líquidos, embarazo, edad avanzada, permanecer sentado por largos periodos de tiempo, herencia, infección, problemas psicológicos, cierto tipo de ejercicio y actividad física, etc.

La enfermedad hemorroidal puede clasificarse de acuerdo a su localización en la región perianal. Las que se originan por encima de la línea dentada (ver número 3 de la figura 1) son catalogadas como hemorroides internas. Las que se originan por debajo de la línea dentada (número 8, figura 1),  bajo la piel perianal, justo fuera del borde anal se clasifican como hemorroides externas.

Clasificación de Hemorroides Internas

Las hemorroides internas son las más comunes y son clasificadas de acuerdo al grado del prolapso:

Hemorroides De Grado 1.  Como se puede observar en la figura 2, las hemorroides se encuentran inflamadas al interior del canal anal. No pueden ser observadas a simple vista, no se presenta prolapso y ni dolor por lo que es difícil diagnosticarlas.

Hemorroides De Grado 2.  Las hemorroides han crecido en tamaño pero todavía están localizadas dentro del canal anal. Sobresalen debido al esfuerzo al defecar, pero se auto introducen cuando el esfuerzo cesa.

Hemorroides De Grado 3.  Como se puede ver en la figura 3, las hemorroides sobresalen espontáneamente o durante la evacuación, se requiere introducirlas manualmente. Se puede experimentar la sensación de pequeños bultos colgando al exterior del ano.

Hemorroides De Grado 4.  En el número dos de la figura tres se presentan hemorroides prolapsadas permanentemente. Estas hemorroides pueden llegar a ser bastante grandes y permanecer fuera del ano. No pueden ser introducidas manualmente y pueden llegar a ser muy dolorosas.

Síntomas de hemorroides Internas

Los síntomas de las hemorroides internas difieren del de las externas en que las primeras no suelen ser tan dolorosas e incómodas como las segundas. Los síntomas que pacientes con hemorroides internas comúnmente presentan son sangrado, comezón, ardor, dolor, prolapso, inflamación, secreción mucosa y dificultad para mantener la higiene de la zona perianal.

  • Sangrado. Es el síntoma más común de las hemorroides internas, la sangre es de color rojo brillante y se presenta durante la defecación y sin dolor alguno.  El sangrado puede manifestarse en el papel higiénico o a chorros en el inodoro. La sangre se ve en el exterior de las heces, pero no está mezclada con materia fecal.
  • Comezón Anal. Comúnmente una cantidad importante de mucosa se desprende cuando las hemorroides prolapsan, lo cual puede causar irritación y comezón perianal. El ensuciamiento de la ropa interior provoca también la irritación de la piel perianal y picazón intensa.
  • Prolapso. Se produce con el movimiento intestinal y se puede experimentar la sensación de llenura,  urgencia por evacuar, sensación de no haber evacuado completamente y/o bultos colgando en el orificio anal. Algunos pacientes no sienten el prolapso de las hemorroides, más sin embargo puede tenerse indicios de que estas han colapsado debido a que el prolapso viene, por lo regular, acompañado de comezón, humedad y sensación de suciedad en la ropa interior.
  • Dolor. Tradicionalmente se dice que las hemorroides internas por si solas no causan dolor y esto se debe a que se ubican próximas a la línea anal dentada donde no hay terminales nerviosas. No obstante en las hemorroides de cuarto grado puede experimentarse dolor agudo y si las hemorroides se han estrangulado el dolor es severo.
  • Ensuciamiento. Ocurre con las hemorroides de tercer y cuarto grado debido a la secreción de mucosidad. Los bultos anales colgantes pueden dificultar la higiene de la zona perianal provocando el ensuciamiento de la ropa interior.

 Hemorroides Internas Sangrantes

Como hemos mencionado anteriormente, uno de los síntomas típicos de las hemorroides internas es el sangrado. El sangrado hemorroidal típico es de un color rojo brillante y se presenta en el momento de la evacuación. Algunos pacientes pueden dar fe del sangrado a través del papel higiénico, o al observar gotas o chorros de sangre cayendo en el inodoro.

El sangrado hemorroidal típicamente ocurrirá al final de cada movimiento intestinal, debido al trauma que causan las heces al pasar por las hemorroides congestionadas. La vena en el recto se dilata y se abulta al grado de rasgarse.

La calidad de la circulación sanguínea y limpieza de la sangre también pueden contribuir a la formación de pequeños coágulos sanguíneos que desgarren las paredes de la vena perianal.

Es importante distinguir este sangrado al de color obscuro que se presenta mezclado con las heces, ya que puede ser indicio de algún padecimiento colorectal severo. Para algunos pacientes no es fácil distinguir entre estos dos tipos de sangrado, por lo que se recomienda que ante la presencia de sangrado se acuda al médico especialista para descartar cualquier padecimiento grave como tumores, fisura anal, cáncer en el recto o colon.

Para consultar los tratamientos disponibles para el tratamiento de las hemorroides internas haz clic aqui

Nos dará mucho gusto de leer  y responder cualquier duda, recomendación o comentario sobre este artículo. Si la información contenida en esta página le ha sido de utilidad le agradeceremos su ayuda en la difusión de esta página web compartiendo su opinión en Google +, Twitter o Facebook.